Toda persona es bienvenida a su puesto de trabajo, pero en este caso la llegada de Jacobo ha supuesto una gran alegría después de meses sin ordenanza en el centro y esta alegría se nos ve en las caras porque es un hombre diligente, servicial, cuidadoso, amable, educado, trabajador y con iniciativas. ¿Qué más se puede pedir? Sólo una cosa: que se quede muchos años en el instituto y siga contribuyendo al buen funcionamiento del centro y al ambiente cordial del IES.
Gracias por tu actitud y compromiso.
Bienvenido y que sea por muchos años

Francisco Campos Maza

Director del IES Ulia Fidentia

Comparte en tus redes ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin