Usted está aquí : Portada del sitio > Departamentos > Francés > Intercambio con Francia 2016
Publicado : 12 de abril de 2016

Intercambio con Francia 2016

Entre el 10 y el 18 de marzo tuvo lugar nuestro intercambio con el Collège les Amandeirets de Châteauneuf-les-Martigues, en la región de Provenza, realizado conjuntamente con el IES Francisco de los Ríos de Fernán-Núñez.

La experiencia ha sido maravillosa hasta el punto de que fue difícil hacerles entrar en el autobús de vuelta a casa. Se han estrechado lazos muy fuertes y será un viaje que nunca olvidaremos. Muchos están convenciendo a sus familias para volver al lugar en el verano.

La Provenza es muy bonita y recuerda bastante a Andalucía: su gente abierta y acogedora, su buen tiempo, su cielo azul y sus edificios de colores alegres. En el museo de historia de Marsella nos contaron que a través del comercio, se introdujeron objetos de Andalucía con colores blanquiverdes que ahora han hecho suyos los marselleses en los objetos de decoración.

Pasamos un excelente día en el instituto de Châteauneuf-les-Martigues donde nos acogieron con un suculento desayuno antes de una actividad deportiva donde los chicos y chicas disfrutaron de partidos de fútbol y de balonmano. Posteriormente, tras compartir la comida juntos, fuimos con ellos a sus clases donde participaron unos y otros en varias disciplinas: español, francés, inglés, historia, tecnología…
Los demás días visitamos algunos lugares magníficos por su historia y su belleza como Marsella, les Baux-de-Provence y Aix-en-Provence, de los cuales disfrutamos de sus olores a lavanda y a jabón marsellés, de sus riquísimos calissons y de su inmejorables pastís. En Marsella (la ciudad más antigua de Francia), nos paseamos todos por el barrio Le Panier, a la vez que participábamos en un divertido juego que nuestros amigos franceses nos habían preparado, y visitamos su interesante museo de historia.

En Les Baux de Provence descubrimos una maravillosa ciudadela medieval y en Aix-en-Provence un lugar pintoresco y muy grato para disfrutar de un paseo por sus calles repletas de tiendas de regalos, de bares coloridos y de un camino por el cual seguimos los pasos de Paul Cézanne.