El viernes 21 de junio pudimos disfrutar de la obra Bruja a la fuga, una animación teatral para adolescentes con perspectiva de género. Esta representación ha sido promovida por el Ayuntamiento de Montemayor dentro de la programación del Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

Una moderna Bruja corre e intenta refugiarse entre los y las jóvenes. Huye de su novio, el líder de la pandilla de ogros que la persigue. Otra actriz, camuflada ente el público como si fuera una profesora, la insta a que se tranquilice y explique qué le sucede. La Bruja empieza a sentirse segura y sube al escenario. Desde allí les cuenta a los y las adolescentes cómo ha sido el proceso de su relación con el Ogro, parodiando con respeto y rigurosidad, no exenta de humor, las distintas fases del maltrato con un lenguaje cercano a los y las adolescentes: empezando por el amor romántico, continuando con el control, las faltas de respeto, el aislamiento, la presión sexual, violencia verbal y psicológica, terminando con la violencia física y aun así  la dependencia y la eterna pregunta ¿Qué hago mal? ¿Por qué me trata así?…

La Profesora entonces le cuenta un cuento: “Yo sólo quería ser princesa” donde expone las presiones y fuertes influencias sociales y mediáticas que conforman el género y el mito del amor romántico, haciendo creer que los chicos tienen poder y autoridad sobre las chicas y como nos perdemos en nuestra ansia de estar dentro de las normas y cánones marcados para ser aceptadas. La adolescente y la mujer se encuentran y la Bruja descubre que el Ogro realmente es un controlador y un maltratador. La Bruja pide apoyo a los y las presentes y les insta a que repudien la violencia machista hacia las mujeres.

La obra está protagonizada en el papel de la Bruja por Virginia Salas Arrogante, narradora oral escénica experta en teatro social, género y coeducación; y en el papel de la Profesora por Alba Martínez Rebolledo, pedagoga especialista en prevención de la violencia de género y de la violencia sexual.

En este vídeo podéis ver los últimos minutos de la representación cuando la Bruja se da cuenta por fin de que está siendo víctima de su novio.

Comparte en tus redes ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn